Palenque

PALENQUE: Lo superlativo de la escultura maya
Palenque Palenque es un impresionante testimonio del genio de los ingenieros, arquitectos y artistas mayas.

Durante siglos, a partir del año 100 A.C., fue una villa agrícola. Luego se convirtió, poco a poco, en la capital de una amplia región. Su nombre original fue Otulum, que quiere decir “Casa fortificada”.

A lo largo de 140 años (desde el 643 hasta el 783 D.C.), los artistas palencanos dominaron el arte de esculpir la piedra caliza. Además, en el manejo del estuco no tuvieron rival en ningún otro sitio del territorio maya. Los tableros con bajorrelieves de sus templos se caracterizan por la delicadeza de la línea y la belleza de la composición.

El grupo del Palacio es único en su género por las hermosas filas de cámaras, los pasajes subterráneos, los patios, los tableros con escritura jeroglífica, la torre alta y cuadrada…

Esta, de cuatro cuerpos, destaca sobre todo el conjunto. Se piensa que sirvió de observatorio astronómico. En 1952, el arqueólogo mexicano Alberto Ruz Lhuillier probó que el Templo de las Inscripciones sirvió de cripta funeraria al señor de Palenque, al descubrir una de las tumbas más ricas de Mesoamérica. Recientemente, otra tumba real aporto nuevos testimonios del esplendor alcanzado por la ciudad.Otros templos, como el de la Cruz, de la Cruz Foliada, del Sol, del Conde y del Hermoso Relieve, completan la elegancia arquitectónica de Palenque. Recorrer el conjunto de Los Murciélagos permite atravesar por un tupido tramo selvático en el que arroyo Otulum y sus cascadas ofrecen hermosas vistas a los visitantes.

Un moderno Museo de Sitio exhibe una colección de objetos encontrados durante los diversos periodos de exploración.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here