Tuxtla Gutiérrez

Esta ciudad es la capital del Estado de Chiapas, es una ciudad moderna, con una gran cantidad de servicios educativos, financieros y culturales, con una gran infraestructura. Tuvo su origen en una comunidad indígena zoque llamada Coyatoc, que quiere decir “Casa de conejos”, que tuvo su mejor momento en tiempos de la colonia por su actividad comercial.

En 1982, el gobernador en Emilio Rabasa designó a esta población como capital del Estado y sede de los poderes del Gobierno del Estado.

Las calles de la ciudad están adornadas de las sombras de sus árboles, construcciones coloniales y modernas. Algunas de las construcciones modernas son el Centro de Convenciones de Chiapas, el Teatro Emilio Rabasa o el Museo Regional de Chiapas.

Entre los atractivos turísticos de esta ciudad están el Zoológico Miguel Álvarez del Bravo, único de su tipo en Latinoamérica por su diversidad de fauna; y el Jardín botánico Faustino Miranda, donde encontrarás una enorme colección de flora tropical chiapaneca y de otras partes del país.

A poca distancia de la ciudad puedes visitar el Cañón del Sumidero, mismo que puedes visitar en lancha, a través de un paseo por el río Grijalba o a pie por cualquiera de sus cinco miradores. Si lo visitas en lancha podrás admirar cascadas, cuevas y peñascos que en su conjunto te muestran un paisaje excepcional que nunca olvidarás.

Si lo visitas por tierra en alguno de sus miradores, podrás disfrutar de asombrosos paisajes e increíbles vistas desde una altura de 800 metros sobre el río Grijalba.

Cañon del SumideroAlgunas más de los lugares que puedes visitar en la ciudad son la Casa de las Artesanías, el Parque de la Marimba, el Museo Regional de Chiapas y la catedral de San Marcos.

Desde aquí también puedes visitar Chiapa de Corzo, o la reserva de la biosfera El Triunfo.

Si de comer se trata, en Tuxtla Gutiérrez puedes disfrutar de ricos tamales de elote (pichtes), guisado de carne de res con garbanzo y col, y mole de cerdo (niguijuti).

6 COMMENTS

  1. LOS BOLOS (DEODOS)
    Autor David Gómez Salas

    En la cantina “Los tres reyes magos”,
    un bolo gritaba a los presentes:
    ¡No existe una mujer fea!
    Invitaré hasta diez tragos,
    al que nombre una mujer que sea fea.

    ¡Pos tu hermana! –Gritó otro beodo.
    Por fea le dicen la Vulcana
    y tú mismo le pusiste ese apodo,
    así que a pagar los diez tragos.
    Preguntón que cuentas todo.

    Pos van los tragos por mi cuenta.
    Diez copas para este Apolo afeminado,
    por desgracia conmigo emparentado,
    pos con mi hermana, “La Vulcana”,
    está casado.

    Sirvieron los tragos en la barra.
    Los borrachos sucios y orinados,
    juntos los tragos empinaron.
    Y brindaron sin rencores
    “los cuñados”.

  2. A MI TUXTLA
    Autor David Gómez Salas

    Recuerdo, el amor en mi hogar
    el sonido de la marimba,
    las noches con música,
    el básquetbol y el billar.

    Las serenatas sublimes,
    los boleros románticos,
    las mujeres bonitas,
    y los besos en el cine.

    El teatro estudiantil,
    las escuelas de danza,
    el arte, la poesía
    y la alegría juvenil.

    El Cañón del Sumidero,
    el río Grijalva indomable,
    las legendarias montañas
    y el bello parque Madero.

    La vida fuera de casa,
    mis queridos maestros
    y el lema de mi escuela:
    “Por la cultura de mi raza”.

    Mi idealismo y aventuras,
    romances y desvelos,
    amores y celos,
    pasiones y locuras

    Todo pude disfrutar
    gracias a una gran mujer
    que me educó en libertad
    con su vida ejemplar.

    Me educó para a ser feliz,
    me enseñó un método perfecto:
    Amar con intensidad,
    ser auténtico y directo.

  3. Niño de siete años
    Autor David Gómez Salas
    Dedicado a Friedrich Gauss

    Un maestro indolente, quiso mantener ocupado a un niño inteligente.

    Dijo el maestro malvado: sumarás del uno al cien y me darás el resultado.

    Pensó con gran desdén ya me deshice de él, por largo tiempo, que bien.

    Pero, cinco minutos después, el niño dijo: ¡Ya está! El resultado es: 5,050 ¿verdad?

    El niño explicó:
    1+100, ciento uno
    2+99, ciento uno
    3+98, ciento uno
    4+97, ciento uno
    5+96, ciento uno
    Y así sucesivamente,
    da 50 veces ciento uno.

    Y fue muy fácil la cuenta: 50×101 = 5,050

  4. LAS MUJERES DE MI BARRIO

    Frente a mi casa transitaban
    lindas mujeres, todo el día.
    Eran miles las que pasaban,
    un concurso parecía.

    Las banquetas saturaban
    altas y chaparritas.
    Un Arco Iris formaban
    güeritas y morenitas.

    Tuxtlecas trabajadoras,
    iban de compras al mercado.
    Caminaban muy aprisa
    con sus “bolsas de mandado”.

    Embellecían el barrio,
    aquellos rostros tan bonitos,
    Exhibían sus bellas sonrisas,
    y sus cuerpos exquisitos.

    Así recuerdo el escenario
    de mi barrio “Del Calvario”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here